1250 pesos

en 6x 309 pesos con 06 centavos

Llega entre el martes y el miércoles con Mercado Envíos

Retirá a partir del miércoles en correos y otros puntos

Comprando dentro de las próximas 8 h 26 min

Beneficio Mercado Puntos

Ver en el mapa

¡Última disponible!

Características principales

Título del libroQue Las Hay... Las Hay
AutorMaría Inés Falconi
IdiomaEspañol
Editorial del libroQuipu
Tapa del libroBlanda

Otras características

  • Con páginas para colorear: No

  • Con realidad aumentada: No

  • Género del libro: Literatura y ficción

  • Tipo de narración: teatro

  • Tamaño del libro: Bolsillo

  • Edad mínima recomendada: 9 años

  • Edad máxima recomendada: 99 años

  • ISBN: 9789875040137

  • Ilustradores: Vik Arrieta

Descripción

Autor: María Inés Falconi

Ilustraciones:  Vik Arrieta

Encuadernación: Rústica
Formato: 14 x 21 cm
Páginas: 96

No hay nada peor que tener una vecina bruja. Sobre todo para mí, que soy un hada. ¡Mi vecina es tan molesta! Por empezar, odia los días de sol, así que anda asomada a su ventana, sacudiendo esa horripilante varita mágica para hacer llover con truenos y relámpagos y todo. Odia a los pajaritos, no soporta a los perros y aborrece a los vecinos. ¡Así no se puede vivir! Una de las dos se tiene que mudar, pero como ella es una bruja, no podemos ponernos de acuerdo. Tengo que pensar una solución, porque lo que es ella, no piensa nunca. Tiene la cabeza absolutamente hueca.

Lulú, el hada.

Las hadas mienten. Ponen cara de buenitas, pero mienten. La vecina insoportable es ella. Está empeñada en no dejarme dormir la siesta. En cuanto me acuesto un ratito, sale de su casa, sacude esa estúpida varita mágica sin poderes que tiene, y hace que todos esos pajaritos desafinados se pongan a cantar. Y no es que le guste el canto de los pajaritos, ¡no!... Lo único que quiere es despertarme. Después pone cara de “yo no hice nada”. ¡Así no se puede vivir! Una de las dos se va a tener que mudar. Pero como ella es un hada tonta, no podemos ponernos de acuerdo. Voy a tener que pensar una solución, porque las hadas nunca piensan.

Lilí, la bruja.